Analizaremos en este post el alquiler con opción a compra. Después de años de turbulencias en el sector inmobiliario, han surgido o se han afianzado soluciones creativas para tener acceso a la vivienda. Esta es una de ellas.

¿QUE ES EL ALQUILER CON OPCION A COMPRA?

En la práctica el alquiler con opción a compra es un alquiler que permite al inquilino vivir en régimen de alquiler en la vivienda por un periodo determinado (normalmente entre uno y cinco años). Una vez finalizado el periodo de alquiler el inquilino puede comprar la vivienda por el precio de venta que se pactó al principio del contrato. Lo normal es que no haya que esperar hasta el final del contrato para ejercer el derecho de compra.

Lo habitual, también, es que una parte del alquiler con opción a compra vaya destinada a descontar el precio de la futura venta. 

Ejemplo: Pagamos 1.200€ de alquiler de los cuales 200€ van destinados a pagar la compra. Cada año generamos 200X12=2.400€ que se restarán del precio de venta pactado.

CONTRATO DE ALQUILER CON OPCIÓN A COMPRA

Jurídicamente, el contrato de alquiler con opción a compra es un contrato mixto formado, a su vez, por dos contratos. Uno de ellos regula las condiciones del alquiler y el otro las condiciones de una futura venta.

Respecto al alquiler, debemos de establecer claramente duración, renta mensual, gastos que debe de asumir inquilino y propietario etc…

En cuanto a la compra, deberemos dejar establecido en el contrato el precio final de venta, el  momento en que se puede ejercer el derecho de compra y el porcentaje del alquiler que se descontará del precio de venta.

VENTAJAS E INCONVENIENTES DEL ALQUILER CON OPCION A COMPRA

Como todas las fórmulas el alquiler con opción a compra tiene ventajas en inconvenientes. 

Entre las ventajas del alquiler con opción a compra podríamos destacar las siguientes:

-Cuando ejecutamos la opción de compra llevaremos un tiempo vivienda en nuestra casa (normalmente años) con lo cual no tendremos dudas en cuanto a la zona, el vecindario, los servicios etc… Conoceremos profundamente nuestro barrio antes de comprar.

-El dinero del alquiler que hayamos pagado no lo habremos perdido, una parte va destinada a pagar la futura compra. Evitaremos en parte eso de “alquilar es tirar el dinero” (afirmación discutible por otra parte).

-Si nuestras circunstancias personales cambian (un despido, una separación, etc…) podremos rescindir el contrato de arrendamiento y siempre será más fácil y rápido que tener que vender una vivienda que ya es propiedad nuestra.

El principal inconveniente del alquiler con opción a compra es que, llegado el  momento de ejercer la opción de compra, ocurran cosas como que el precio de mercado de la vivienda haya bajado, no consigamos la financiación necesaria para afrontar la operación, nuestras circunstancias personales o laborales nos obliguen a cambiar de ciudad, etc… En este caso deberíamos de renunciar a la compra y perderíamos todo el dinero aportado, tanto el dedicado a alquiler como a porcentaje de futura compra.

¿Quieres alquilar tu vivienda con garantía de pago y protección de destrozos?

Déjanos tus datos y te contactamos

Consigue inquilinos perfectos con garantía de pago

Envía tu opinion

¿Quieres que gestionemos el alquiler de tu vivienda?
CONTACTA CON NOSOTROS
close-image